Friday, November 22, 2013

SOS! !! #Cuba Yoennis de Jesús Guerra, entre asesinos, intenta quitarse la vida .

    LA HABANA
-Desde el 21 de octubre, el nombre del periodista independiente Yoennis de Jesús Guerra García ha figurado de manera destacada en las informaciones de Yayabo Press.

Como informó ese órgano informativo este jueves, la vida del comunicador alternativo, en estado de gravísima alteración nerviosa, corre serio peligro.

¿Cómo cayó en esa situación?

En puridad, no conozco a Yoennis.
Mis referencias de él surgen de las informaciones que de vez en cuando ha elaborado para la Agencia Yayabo Press. No era de los corresponsables más activos; tal vez por vivir en Arroyo Blanco, pequeño poblado del municipio de Jatibonico.

Pese a su limitada actividad periodística, lo que nunca ha estado en duda es su decidida inconformidad con el régimen totalitario que padece Cuba.

El sábado 19 de octubre, fuerzas de la policía se presentaron en el domicilio que ocupan Yoennis y su familia.

Según me han explicado, se trata de una pequeña casita que, como es usual en las zonas rurales, tiene al fondo un amplio patio.
Éste no está cercado, y cualquiera puede acceder a él.
Fue precisamente hacia ese lugar adonde se dirigieron directamente, como si supieran lo que iban a encontrar allí, los agentes represivos que practicaron el registro en el modesto inmueble. Parafraseando el título de la que, para mí, es la obra más brillante del gran García Márquez, me limito a hacer la crónica de una ocupación anunciada.

Delito más grave que el homicidio

Uno de los agentes regresó a la casa llevando en sus manos un saco mediado de carne, al parecer de res.
Aquí, para quienes no conocen las realidades inmediatas de Cuba, debo aclarar que el sacrificio ilegal de ganado mayor (o incluso la simple transportación, venta o tenencia de sus carnes) constituyen delitos graves, más que un homicidio intencional.

Era esa la amenaza que se cernía sobre Yoennis, y por supuesto que tanto él como sus seres queridos se percataron inmediatamente de ello. 
Su esposa, mamá y hermana pueden dar fe de que ese día el hombre de la casa jamás salió de ella, por lo que mal pudo haber estado sacrificando una res en un sitio apartado.

En ese momento cambió la vida por completo del periodista independiente.

Él, que jamás ha cesado de afirmar que todo lo que le sucede no es más que una patraña urdida por las autoridades —un vulgar “paquete”, como reza el acertado símil popular—, se declaró en huelga de hambre, que mantuvo durante semanas y sólo abandonó a instancias de las preocupadas mujeres.

Trasladado a la Prisión Provincial de Sancti Spíritus, conocida como Nieves Morejón, sus carceleros lo introdujeron no en un destacamento destinado a los acusados pendientes de juicio (que era lo que correspondía hacer), sino en uno en el que se encuentran reos ya condenados a veinte y más años de cárcel.Se trata de una violación grosera de las normas establecidas en las mismas leyes cubanas y hasta del simple sentido común.

Se sabe que un mero acusado, aunque sea un habitual del delito, puede confiar en salir absuelto o recibir una pena leve. Obviamente, no es ésa la situación de reos desesperanzados que extinguen sanciones larguísimas.

Entre estos últimos encerraron a Yoennis.

¿Fue una orden emitida desde lo alto, o se trata de una “iniciativa local”?

Ya sabemos que, en Cuba, las autoridades ven los cielos abiertos cada vez que tienen la posibilidad de encausar a un disidente por un delito común.

Ese es el principio general, pero siempre hay espacio para la maldad de los corchetes locales, máxime en un país que, como el nuestro, no es un estado de derecho.
La situación actual de Yoennis es trágica: Algunos de los reos de alta peligrosidad con los que lo obligaron a convivir introdujo en su agua cierto soporífero.

El periodista se enteró de ello al sentirse desfallecer y observar en el fondo de uno de los pomos restos de pastillas trituradas.

Su reclamo de ser conducido al hospital del penal recibió las burlas de un carcelero.

Después, él desconoce qué pasó. Lo grave es que unos reos le hicieron ver que había sido violado.

¿Fue eso cierto, o se trata de una fábula macabra para destruirlo moralmente?

No lo sabemos, pero lo cierto es que Yoennis quedó tan desestabilizado que ha atentado contra su vida, y hoy está ingresado como paciente psiquiátrico, amarrado a su cama del Hospital Provincial de Sancti Spíritus.

Es justo y necesario que la opinión pública se solidarice con Yoennis, tanto ante la patraña judicial que pretenden urdirle, como ante la incalificable bajeza que acaba de sufrir, por órdenes o con la anuencia de sus carceleros.

Thursday, November 21, 2013

#Cuba Guerra de pandillas en las escuelas habaneras


En alguna escuela secundaria de Alamar, en La Habana, son las 4:30PM.

Es la hora de la salida y sin embargo los estudiantes permanecen dentro del lugar.

Afuera, a las puertas, está estacionada, desde hace un par de horas una patrulla de la policía.
Hace unos días se practicó allí un registro en los bolsos y las mochilas de los muchachos, cuando estos entraban a clase, con el objetivo de encontrar armas. La buena noticia es que las encontraron, pero esa es también la mala noticia precisamente: punzones, navajas y otras armas blancas.

Estaban llevando todo eso a las escuelas.

Desde entonces, cada mañana se hace lo mismo, aunque lo confiscado el primer día estableció todo un record respecto a las jornadas siguientes.

Desde entonces, a veces por las tardes se estaciona algún patrullero en las cercanías porque se esperan peleas entre pandilleros, algunos de los cuales están aún en secundaria y no superan los quince años.

No se trata de simples riñas o peleas de niños, puesto que cabe la posibilidad de que se ataquen con objetos peligrosos y consecuencias lamentables.
Los medios oficiales no publican este fenómeno.

Según la televisión, este tipo de cosas pareciera que suceden solamente en EE.UU. El control de armas en Norteamérica es un tema recurrente en Cuba; la violencia en las calles de la Isla, no.
La ley del más fuerte
Es que los más jóvenes imitan a sus mayores, claro está.

Y en barrios “conflictivos” impera la ley del más fuerte.

Hay índices locales que son preocupantes: en zonas periféricas como Capdevila, San Miguel del Padrón o el propio Alamar, suceden hechos que le ponen a la gente los pelos de punta y que se conocen sólo de oídas o alguna que otra foto o video que circulan de mano en mano, guardadas en memorias flash. Hacia el centro de la ciudad también hay inseguridad, pero como en las zonas turísticas de allí se concentran más fuerzas del orden hay un mayor control aparente.
Aunque es oportuno saber que cualquier barrio o parte de este donde no haya mucho tráfico se prestará para toda clase hechos violentos.

Los jóvenes que asisten a fiestas callejeras, popularmente conocidas como “bonches”, o a algún concierto de reggaetón en una plaza pública son conscientes del peligro.

A estos lugares también van las pandillas de barrio, que generan un clima hostil y sectario.
Las riñas tumultuarias que acompañan estas concentraciones de personas suelen dejar algún que otro muerto o herido grave.
Los pandilleros hacen gala de sus talentos para matarife. Una vez más, silencio por parte de las autoridades.

La culpa siempre puede achacársele a alguien o a algo más, como que la música es la que genera esos actos; pero eso sería negar que ella es el reflejo y no la causa de la situación.

Muchas canciones populares hablan de la violencia e incluso incitan a ella, pero son las mejores narraciones de una parte oculta de la realidad cubana actual: la falta de seguridad que hay en las calles y el imperio de la barbarie.

Fuente:Cubanet.org

#Cuba Concluso para sentencia juicio por corrupción en empresa estatal de Bayamo

BAYAMO

-Penas de hasta 20 años de cárcel pudiera enfrentar un grupo de 47 funcionarios y empleados de una empresa estatal cubana, en la ciudad de Bayamo, de la provincia Granma, que llevaban más de un año presos, pendientes de juicio por un escándalo de corrupción.

El fallo en contra de los 47 acusados por el delito de Malversación, en el que están implicados 36 trabajadores y directivos de la Empresa de Servicios Especiales de Granma, junto a varios policías y campesinos, lo acaba de dar a conocer el Tribunal Provincial de Granma, en un juicio que quedó concluso para sentencia.

Según comunicó Emiliano González Olivera, un activista de derechos humanos que reside en El Horno de Guisa, en el municipio Bayamo, el juicio, que comenzó el día 21 del pasado mes de octubre y concluyó 5 días después, hizo peticiones que van desde cuatro hasta 20 años de privación de libertad.

La prensa oficial no ha hecho mención, aunque el caso comenzó con una ola de arrestos en la primera quincena del mes de julio, del año pasado, contra trabajadores y directivos de la Empresa de Servicios Especiales de Bayamo envueltos en el escándalo de corrupción.Durante el juicio, que se realizó a puertas cerradas, el Tribunal permaneció tomado por fuerzas militares.

“El Tribunal permaneció totalmente militarizado, rodeado por Tropas Especiales, agentes de la Policía Nacional Revolucionaria y de la policía política (Seguridad del Estado)…”, señaló   González Olivera,  testigo ocular de los alrededores.

Los trabajadores y directivos implicados pertenecen a los municipios Bayamo, Buey Arriba, Jiguaní, Guisa y Manzanillo, todos de la provincia Granma.

“Entre los policías implicados destacan  un Teniente Coronel del Ministerio del Interior que atendía Asuntos Internos,  el Jefe de Patrulla en Bayamo y uno que atendía la Policía Económica”, describió González, que ha recibido información de presos políticos recluidos en la prisión Las Mangas, donde mantienen a estas personas.

El monto del robo, que hizo quebrar a la Empresa, está valorado entre 81 y 85 millones de pesos en moneda nacional, y entre los productos  sustraídos destacan: cárnicos, confituras y bebidas alcohólicas.

Félix Rivero Cordoví, también residente en Bayamo, dijo que entre los presos está   su vecino, Gilberto Sosa, quién era chofer y manejaba un tractor en el que transportaba lo robado.

Otro de los presos, un campesino de apellido Barrios que se dedica al cultivo de tabaco, es vecino de González en El Horno de Guisa.
“A Barrios, en un registro que le hizo la Policía, le ocuparon en un bohío de curar tabaco alrededor de 500 pomos de dos litros de ron, unas 80 cajas de cerveza, confituras…”, aseguró González, que afirma haber visto cuando se llevaban la mercancía ocupada, en un camión.

Fuente:Cubanet.org

Friday, November 15, 2013

#Cuba PRESOS POLITICOS CUBANOS COMEN LA SOBRA DE LOS CERDOS QUE CRIAN LOS CARCELEROS.

Por: Julia Estrella Aramburo Taboas

La Habana, 2 de noviembre de 2013.

El pasado 23 de octubre, Mariza Henry Grillo, de 53 años de edad y vecina de Fábrica, No 514 e/ Pérez y Santa Ana, Luyanó, 10 de Octubre., tuvo la visita de régimen de su hermano Ramón Henry Grillo, recluido en la prisión de mayor rigor “Combinado del Este“ en el área especial 47 (Celdas de Castigo), llevaron para un cuarto y la hicieron desnudarse y hacer tres cuclillas, algo establecido solo para las mujeres que van a pabellón (cuarto matrimonial).

Ella se molestó y la guardia que estaba de turno le dijo que era orden del Director del Penal.

Sin embargo, el propio Director -en ocasiones anteriores- ha dicho que nunca ha dado esa orden.Esto sucede a menudo, con los familiares de los presos políticos y en especial con los de la “Lancha Baraguá” que están recluidos en esa área.

Es una humillación, para el familiar que va para poder ver a su ser querido, y tiene que desnudarse, porque de lo contario no puede entrar a visita.

Cuenta Mariza que cuando llegó su hermano al área de visita, lo traían esposado de manos y pies y -por si no bastara- con dos perros pastores alemán.

Ramón le contó a su hermana lo que lo que está pasando con respecto a la comida que les dan, que está mal elaborada y con mal olor; pero antes de dársela a ellos, comen los puercos que tienen los oficiales que dirigen el área especial 47.

Notas: •

En el año 2003, por el secuestro de una lancha Baraguá fueron condenados a cadena perpetua en un juicio sumarísimo, Maikel Delgado Aramburo, Harold Alcalá Aramburo, Yoanny Thomas González, en el caso de Ramón Henry Grillo, Wilmer Ledea Pérez cumplen una sentencia de 30 años de privación de libertad. Otros tres jóvenes fueron fusilados.• La denominada “area 47” en la información se conoce como “El Corredor de la muerte” o "El pajaro" .